Publicado: 3 de Mayo de 2018


Los pequeños que se ven afectados por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad pueden salir adelante si se les ofrecen las suficientes herramientas y estrategias que personalizando en su caso se puedan desarrollar en un programa a medida. 

Se pueden aplicar pruebas estandarizadas para valorar la capacidad, el proceso de lectoescritura, la competencia matemática, etc. y en base a unos resultados se elabora un informe para que la familia lo pueda presentar a su pediatra.  El especialista será el que valore qué medidas se adoptan. 

Creemos que se debe reivindicar la atención a la diversidad y que cada uno pueda tener la opción de atención que necesite. En el caso de estos niños es mucho el apoyo y la atención individualizada que necesitan.